La importancia del tutor en la educación online

La evolución en la formación online no solo ha traído nuevas maneras de consumir contenido sino que también ha ocasionado una resignificación del rol del estudiante. Lejos de esperar pasivamente a que el profesor le brinde todo el contenido teórico, como ocurre en el modelo tradicional de educación presencial, el estudiante online debe adoptar un papel más activo en su proceso de aprendizaje:

“A diferencia de un curso presencial, que se realiza normalmente en un grupo y que cuenta con un profesor que presenta contenidos, explica y resuelve en directo las posibles dudas del estudiante, en un curso a distancia éste se encuentra sólo: el contenido del curso ha sido «mediatizado» (en este caso, a través de Internet en plataformas tecnológicas, aulas virtuales), y debe resolver por sí mismo con qué estrategias aborda los contenidos, cómo organiza su tiempo en función de lograr los objetivos y de qué manera resuelve sus dudas apoyándose en los distintos recursos que se ponen a su disposición.” (vía)

Sin embargo, esta demanda de proactividad y autonomía que se le realiza al alumno online supone un proceso de adaptación que no suele ser cómodo al inicio, sobre todo si es la primera vez que realiza un curso online.

Justin Reich, de la Universidad de Harvard, reveló en diciembre que las tasas de finalización de cursado de los MOOCs (cursos masivos, abiertos y virtuales, por sus siglas en inglés) oscilan entre un 2 y un 10 por ciento. De acuerdo a un estudio elaborado por la Universidad de Stanford en base a tres de sus MOOCs, el 90% de las personas que abandonan un curso online lo hacen porque no llegaron a cumplir sus objetivos o expectativas planteadas antes de cursar, y el 71% abandona un curso online por procrastinación o por dificultades en el cursado.

Este último estudio señala, además, que aquellos que más participaban en foros o interactuaban con otros estudiantes reportaban niveles de motivación y persistencia más altos, independientemente del nivel de dificultad o la cantidad de tiempo que disponían para dedicarle al cursado.

Ante este nuevo contexto de participación, interactividad y comunicación, ¿cuál es el papel que deben desempeñar las plataformas de e-learning para garantizar que sus alumnos cumplan con sus objetivos (y sobre todo, evitar su deserción)? ¿Basta con ser meros repositores de contenido educativo? Es aquí donde emerge la figura del profesor virtual.

Profesor virtual: el nuevo papel del docente

A partir de las nuevas tecnologías de aprendizaje online, el docente debe dejar a un lado su papel de profesor tradicional para convertirse en un acompañante activo del proceso de aprendizaje de sus alumnos, para garantizar que adquieran no sólo conocimientos teóricos sino también competencias y habilidades en la materia en la que se está formando.

El profesor virtual es responsable de que los alumnos alcancen los objetivos establecidos del curso o programa de formación del que es responsable, fomentando un ambiente de aprendizaje colaborativo, proporcionándoles orientación y apoyo en la solución de dificultades que se les puedan presentar, y acompañándolos en el cumplimiento de las actividades planteadas.

Los 5 roles del profesor en un curso online

El docente desempeña una variedad de roles en la experiencia de cursado online. Llorente Cejudo los clasifica en cinco: rol social, rol pedagógico o académico, rol organizativo o de dirección, rol orientador y rol técnico, los cuales implican:

1. Rol social

  • Dar la bienvenida a los estudiantes que participan en el curso virtual.
  • Facilitar la creación de grupos de trabajo.
  • Integrar y conducir las intervenciones, sintetizando, reconstruyendo y desarrollando los temas que vayan surgiendo.
  • Animar y estimular la participación.
  • Proponer actividades para facilitar el conocimiento entre los participantes.

2. Rol pedagógico o académico

  • Extender, clarificar y explicar los contenidos presentados.
  • Diseñar actividades para facilitar la comprensión de la información.
  • Resolver las posibles dudas surgidas de la lectura de los materiales didácticos o en la realización de las actividades.
  • Supervisar el progreso de los estudiantes.
  • Revisar y responder a los trabajos de los estudiantes.
  • Formular preguntas para sondear los conocimientos que poseen los estudiantes y descubrir las posibles inconsistencias y errores que vayan teniendo.
  • Introducir el tema de debate y relacionarlo con los anteriores.
  • Hacer valoraciones globales e individuales de las actividades realizadas.
  • Informar de los resultados y valoraciones alcanzadas.

3. Rol orientador

  • Asegurarse de que los alumnos trabajen a un ritmo adecuado.
  • Motivar a los estudiantes para el trabajo en línea.
  • Informar a los estudiantes sobre su progreso en el estudio, y facilitarle estrategias de mejora y cambio.
  • Ser guía y orientador del estudiante.
  • Aconsejar al estudiante para el desarrollo de las actividades y seguimiento de los cursos.

4. Rol organizativo o de dirección

  • Establecer el calendario del curso en general, por módulos, entrega de tareas, y seguimiento de las diferentes actividades de comunicación.
  • Establecer fechas y horarios para los chats y los foros.
  • Explicar las normas de funcionamiento dentro del entorno: criterios de evaluación, exigencias o nivel de participación.
  • Presentar las normas de funcionamiento para establecer contactos con el profesor tutor.

5. Rol técnico

  • Dar consejos y apoyos técnicos.
  • Gestionar los grupos de aprendizaje que forme para el trabajo en la red.
  • Remitir a los estudiantes a algunas partes del programa, donde se puedan realizar bajar o subir actividades, tareas, foros, entre otras actividades.
  • Conocer la plataforma y sus herramientas de trabajo.

Un estudio realizado en 2012 sobre una población de 7.000 alumnos estudiando a distancia concluyó que el desempeño del profesor virtual posee una correlación altamente positiva con la tasa de persistencia de los alumnos en el cursado.

Otra prueba más de la importancia y el valor del rol del docente online en el proceso de aprendizaje es el surgimiento de empresas online que proveen servicios de tutoría como apoyo al universo de MOOCs, en su mayoría carentes de este tipo de acompañamiento. InstaEDU (adquirida en junio 2014 por Chegg por USD 30 millones y renombrada como Chegg Tutors) es una plataforma de tutoría online que asocia estudiantes que necesitan ayuda con tutores. Los estudiantes pueden recibir ayuda on-demand o programando una sesión de consulta. MOOC Mentor es otro servicio que permite a los alumnos obtener apoyo para completar el programa pagando USD 30 por curso. Este servicio incluye una línea de ayuda y soporte uno-a-uno 24/7.

 

En Cloud 21 somos conscientes de la importancia del rol del profesor virtual en el proceso de aprendizaje, de manera de brindar contención, apoyo, motivación y retroalimentación sobre el desempeño de nuestros alumnos. Es por esto, que todos los programas que se dictan en Cloud 21, independientemente de su duración y costo, incluye el acompañamiento de un profesor virtual por cada módulo durante todo el cursado del programa.

 

Si quieres saber más acerca de los programas que ofrece Cloud 21 o sobre la modalidad de aprendizaje online, visita www.cloud21.org