3 claves para planificar tu desarrollo profesional este año

Al empezar el año, seguramente te has fijado algunas metas a nivel personal, tales como ahorrar dinero, empezar el gimnasio o aprender a tocar la guitarra.

Sin embargo, el desarrollo profesional, es decir, la necesidad de crecer y superarte en tu profesión (en lugar de conformarte con cumplir con tus tareas en tu trabajo), suele ser un tema relegado a un segundo plano cuando llega el momento de hacer un balance a fin de año. Si quieres pasar a un próximo nivel, necesitas preguntarte: ¿cómo puedo ser más valioso a fin de año de lo que lo soy ahora?

Para responder esta pregunta, deberás descubrir qué acciones puedes realizar hoy, para que en un futuro próximo se conviertan en tu principal ventaja competitiva. Según la especialista Dorie Clark, puedes desarrollarte profesionalmente mediante tres formas básicas: aprendiendo, conectando y creando. Dependiendo de la etapa en la que te encuentres y de tus metas personales, priorizarás una más que otras:

 

1. Aprende

Empieza a establecer tus metas de aprendizaje identificando aquellas brechas que posees a nivel de conocimientos o experiencia. ¿Existen áreas en tu trabajo actual con las que no estás lo suficientemente familiarizado? Incluso en caso de que estés cambiando de trabajo o de área funcional, deberías hacer una investigación básica para estar al corriente.

A su vez, pueden haber competencias específicas que quieras incorporar, o tendencias interesantes sobre las que puedas aprender más. A partir de ello, determina el método que más se ajuste a tus necesidades, ya sea tomando cursos online, leyendo blogs o asistiendo a webinars.

2. Conecta

Para desarrollar tus metas de conexión, haz una lista de aquellas personas que trabajan para las empresas de tus sueños, o que serían grandes mentoras, o que están donde tú quieres estar en un futuro próximo… En fin, cualquier persona que te impulse a ir más allá. Teniendo esta lista, el networking se vuelve mucho más eficiente.

Incluso, puedes reforzar tu red de contactos dentro de tu misma organización. ¿Quién tiene influencia sobre tu futuro profesional? ¿Quiénes te inspiran? ¿De quiénes puedes aprender más o quiénes pueden complementar lo que ya sabes hacer? Tal vez se encuentren trabajando juntos en un proyecto, entonces puedes sugerir un café para hablar sobre los últimos avances. O puedes hablar más tiempo con ellos durante un break, de manera de lograr una relación más sólida.

3. Crea

Muchas personas ven al desarrollo profesional como una forma pasiva de desarrollar habilidades. Pero actividades como crear contenido sobre tu temática de interés o compartir tus ideas y buenas prácticas son valiosas por dos motivos.

Primero, escribir (así como dar charlas, hacer podcasts o crear videos) te lleva a cristalizar tu conocimiento de una manera que sea comprensible y útil para otros. A su vez, agudiza tu propia comprensión y te obliga a pensar con más profundidad sobre estos temas.

En segundo lugar, es un elemento clave para cultivar tu marca personal. Cuando compartes tu conocimiento y tu experiencia públicamente, tu expertise se vuelve más reconocida y podrás cosechar los beneficios en forma de consultas de nuevos clientes, respeto de tus colegas, e incluso oportunidades que aún no te imaginas. Desarrollar una reputación de experto no sucede del día a la noche, pero realizar pequeñas acciones de manera constante (por ejemplo, una publicación semanal en tu blog personal), puede traerte grandes dividendos en el mediano plazo.

 

Una vez que hayas realizado tu planificación anual, permítete soñar en grande. ¿Te gustaría trabajar en el exterior? ¿Escribir un libro? ¿Empezar tu propio emprendimiento? ¿Fundar una ONG? Agrégalo en tu lista de objetivos y mantenla a tu alcance cuando sientas que estás perdiendo el rumbo.

 

Plantéate objetivos específicos y mensurables a corto y mediano plazo, de manera que tengas un claro entendimiento de cómo avanzarás en tu aprendizaje, en tus red de contactos y en tu marca personal a lo largo de los próximos meses. Sin embargo, no permitas que esto te demore demasiado: ninguna planificación cuidadosa te servirá de mucho si no te comprometes contigo mismo a dar ese gran salto y poner manos a la obra.

No dejes pasar más tiempo y empieza ahora a invertir en tu carrera profesional. Estamos para ayudarte ;)