3 claves para construir tu emprendimiento de moda

Desde hace cientos de años, la moda ha formado parte de la historia del hombre, marcando épocas, estilos e incluso revoluciones. Tanto es así que, en las últimas décadas, la moda pasó a tener un rol mucho más protagónico, volviéndose un fenómeno global y parte de la vida cotidiana de las personas.

El surgimiento de eventos como los Fashion Week, los blogs de moda y las blogueras que se dedican a mostrar su vestuario diario son claras expresiones de este movimiento que cada vez se vuelve más fuerte. Sin contar la innumerable cantidad de nuevas marcas que surgen todos los años y que encontraron en Internet a su máximo exponente de difusión.

El panorama emprendedor también se ha ido ampliando. Antes, los diseñadores tenían como objetivo trabajar para las marcas de alta costura o con gran reconocimiento internacional. Hoy, los diseñadores buscan crear su propia marca, hacerla crecer y obtener el debido reconocimiento en el universo del estilo, el diseño y las pasarelas.

¿Qué pasos hay que seguir para lanzar tu propia marca?

¿Hay alguna fórmula que ayude a los diseñadores que recién empiezan a mejorar su negocio? El diseñador Ricky Sarkany explica que, para iniciar y mantener una carrera en el mundo de la moda, se deben tener en cuenta tres pilares fundamentales:

1. Experiencia

Este pilar no solamente se refiere a la experiencia propia del diseñador, sino también a la de otros que funcionan como referentes e inspiración. La observación de otras marcas, el análisis de sus acciones y formas de resolver conflictos pueden resultar excelentes fuentes de aprendizaje.

Por otra parte, la historia propia de cada persona, afectada por la experiencia de sus padres, abuelos y antepasados tendrá un fuerte impacto en el desarrollo y ejecución de las ideas.

El entorno social, cultural y político también tendrán gran influencia en la forma de concebir las ideas y conceptos que se quieren transmitir con cada objeto de diseño, y es allí donde el diseñador tendrá la oportunidad de romper con las estructuras y obtener diseños únicos y disruptivos que no sólo marquen tendencia sino que también se conviertan en un modelo a seguir.

2. Conocimiento

Para poder romper esquemas se necesita tener conocimiento sobre la materia en la que se trabaja. Los conceptos teóricos, además de lograr un buen calzado o una glamorosa colección de indumentaria, permitirán que el diseñador:

  • procese mejor la información sobre el mercado que le interesa;
  • sepa quiénes son sus competidores y cómo trabajan;
  • conozca a su público en detalle: cómo responde a los productos y de qué manera se relaciona con su marca;
  • gestione procesos de comunicación y ventas más claros y fluidos.

Es por esta razón que la formación y la actualización constante respecto a tendencias y procesos son vitales en la vida de un diseñador.

3. Innovación

Finalmente, la capacitación y el análisis constante darán lugar a la innovación. Este proceso no sería posible sin el ejercicio del músculo creativo, esa cualidad con la que el ser humano cuenta y pone a trabajar cuando es niño, pero a medida que va creciendo las estructuras lo van limitando.

La creatividad puede y debe ejercitarse. A diferencia de otros aspectos en los que pueda verse más limitado, como los procesos de producción, el capital financiero del negocio, o el acceso a algunos materiales para la fabricación del producto final, la creatividad es el único capital ilimitado con el que cuenta un diseñador.

Si se mantiene viva a la creatividad, las posibilidades de innovar sobre el calzado y la indumentaria serán infinitas. No hay que tener miedo a soñar en grande, porque “si puedes soñarlo, puedes hacerlo” (Walt Disney).

 

Este post fue publicado originalmente en Identidad 21

 

¿Te gustaría desarrollar competencias para construir tu propia marca, desde tu hogar y con tus propios horarios? Fórmate 100% online con el Certificado en Gestión y Marketing de Moda de Cloud21, programa en alianza con Ricky Sarkany.